Ir al contenido principal

Mermeladas (frutas de pulpa)

Suena: Palabras para Julia
(click para escuchar)

Hace calor, probablemente nadie haya esperado a que yo lo diga para saberlo, lo sé. La cuestión es que soy una convencida de que el calor y “las fiestas” hacen de la gente un malón de irritabilidad constante y pegajosa.
Volver en el transporte público es una clara demostración de ello, gente apurada, quejosa, con calor…sin embargo,  siempre hay cerca de la estación de tren o la parada del bondi  (o cerca de casa, si usted es un afortunado con auto) una verdulería de la cual brota dulce aroma a temporada.
Damascos, frutillas, ciruelas, duraznos, cerezas!  Como muchas otras cosas, duran sólo un tiempo esos olores por el barrio, personalmente, creo que así como las canciones pueden perpetuar un sentimiento, las mermeladas pueden hacer lo propio con, al menos todo lo que tardemos en comerlas, ese dulce sabor a verano.

Así que mientras Mercedes Sosa me canta “Palabras para Julia”  y me acerca el recuerdo de mi Nona, una de las cocineras que más amé,  con imágenes de mis veranos junto a ella en la cocina, voy preparando la fruta para mañana cocinarla.

  • ·         1kg de damascos (o cualquier otra fruta de pulpa, no cítricos)
  • ·         600/700 gs de azúcar
  • ·         Jugo de medio limón
  • ·         Esencia o chaucha de vainilla, sino clavo de olor. (dependiendo de la fruta elegida)


Esta receta sirve para frutas de pulpa, no para cítricos, y siempre es más o menos igual, cortan la fruta en mitades o cuartos, dependiendo del tamaño, las cubren con un 60 o 70%  de azúcar y jugo de limón (a razón de medio limón por kilo de fruta). Si la fruta tiene carozo, se lo quitan.   Reserven las semillas de los limones para la cocción.
Esta preparación hay que dejarla descansar por lo menos seis horas, lo ideal es un día.

Una vez que ya reposó la fruta, pueden prepararla en la olla que van a cocinarla, la ponen a fugo moderado con las semillas del limón dentro de una gasita, esto sirve para que la mermelada quede más consistente. Tarda en cocinarse, y les recomiendo poner un difusor (tostador) para evitar que se pegue.
¿Cómo saben cuándo está lista? Fácil, una vez que la preparación redujo vuelcan una cucharada en un plato, la dejan enfriar y si pasan la cuchara y las partes no se unen,  está lista!!
Después les conviene envasarla en frascos de vidrio que pueden esterilizarlos pasando un hisopo embebido en alcohol, o bien hirviendo los frascos unos minutos.

Ya está! Sin apartarnos del camino  a escuchar bellas palabras mientras se deleita el paladar y nos perdemos entre los murmullos y el calor de la calle.

Saludos y hasta la próxima receta!!


Comentarios

  1. Hola Ana, vi tu comentario en el blog de Carolina y me interesó mucho el espacio Seguí Nicasio y las recetas que tenés. Si podés, algún día subilas al blog! Gracias! MP.

    ResponderEliminar
  2. Hola MP,
    Gracias a vos por entrar al blog, me gustó tu idea, el viernes veo a las chicas y les consulto si les gustaría la idea de hacer un post con algunas recetas!
    Abrazo,
    Anabella

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vuelvo a la cocina, como se vuelve siempre al amor

Cocinar siempre me hizo sentir libre, me dije  en un cuento. En un juego donde me desdoblo, combino y convivo.
Me alejo de mi en búsquedas impropias, el espejo tiene lo inevitable. Un temor como un tango, postales de nostalgia, sonrisas apretadas, listas otra vez.
Aquí estoy, un poquito más lejos de todas las que intenté ser y unos cuantos metros más cerca de todas esas voluntades que me tocan la puerta. Vuelvo una vez más, porque vuelvo una vez más a mi. A la nena que rindió un examen de dibujo con un cuento, a la mujer que compra una guitarra.
Vuelvo, en corazón, con corazón, como vuelve mi recuerdo al limonero, a las manos de mi abuela en el engrudo de la masa.
Vuelvo con todas las veces, las voces, los intentos. Aroma y sabor es armonía, como las que tejen las cuerdas de una guitarra, como las que enlazan la palabra o revuelven la cuchara.

Pastel de Papas vegetariano o cómo asistir a la coincidencia

Hacía días estaba tentada de pastel de papas, hurgaba en mi memoria ingredientes, recetas para adaptarlo a mi nueva realidad sin carne en la dieta. La idea que pisaba más fuerte era  hacer un guiso de lentejas y usarlo como relleno.

En el mientras tanto las coincidencias asistían a mis días. Una canción que subí la estaba ensayando un amigo con su banda, mi amor por una araña caricatura en el amor por una real entre otro contacto de mi amigo. Las coincidencias se amplificaban cada vez más. Los amigos son un poco esa coincidencia en el abrazo que un día te reinicia.

La casualidad o el accidente, a veces, es eso que no vemos por tener la cabeza demasiado ocupada en otra cosa y lo demás está ahí, tan dispuesto  a mostrarse como mis lentejas brotando en la heladera.
Porque al fin y al cabo estoy acá para transmitirles mi receta de pastel de papas y lentejas.

Como les contaba, las lentejas que había remojado brotaron, así que decidí condimentarlas con ají molido, pimentón, comino y ajo jun…

Budín de Cítricos y mermelada de frutas de estación

Es tiempo de cítricos, de manzanas y de peras. Entonces, toca comerlos, usarlos y buscar diversas maneras de conservarlos también.



Así que con la excusa de visitar a mis vecinos que están esperando su primer hijo, empecé a buscar recetas de budín de mandarinas. Ya tenía hecha un dulce de pera, mandarina y naranja con jengibre.
Lo hice a ojo, corté en cubos la pera y la manzana, exprimí la naranja, le saqué todo lo blanco a la cascara y la corté en tiritas y puse tres ruedas pequeñas de jengibre. Dejé macerando todo con azúcar unas dos horas y después al fugo hasta que redujo y tenía punto mermelada.

Para el budín, batí 3 huevos con una taza de azúcar orgánica, cuando estaba espumoso agregué el jugo de las naranjas y las cáscaras y licué (sino pueden agregar ralladura y seguir batiendo). Sumé 3/4 taz

a de aceite de coco (pueden usar otro aceite neutro) y dos tazas de harina integral con dos pizcas de bicarbonato de sodio y sal.

Aceité un budín y le puse cacao amargo en lugar de harina,…