jueves, 12 de mayo de 2016

Tarta de cebollas y puerro:

Qué comer? qué quiero, qué necesito, qué tengo ganas de hacer?
Respuestas que pueden no aparecer o contradecirse entre sí y la voz del cuerpo que queda tan lejana. Será que el ritmo de vida nos aleja de aquello que nos dice?
Cómo acercarnos a eso que nos conecta con la necesidad y el deseo?
Discazo para cocinar, bueh, discazo porque discazo!


masa para tarta individual
cebolla blanca
cebolla roja
cebolla de verdeo
puerro
dos huevos
queso picantito
Primero pican todas las verduras.
Pincelan una olla de fondo grueso con aceite de oliva, aceite de coco o ghee.
Colocan en capas todos los vegetales tapados.
A fuego bajo y con la olla tapada cocinan por 20 minutos.
Le ponen los dos huevos y mezclan bien.
Si baten la mezcla, luego crecerá en el horno, así que a gusto, o sólo ligan o baten un poquito.
En un molde ponen la masa para tarta, vuelcan el relleno y por arriba ponen el quesito.
Cocción: Horno moderado. El tiempo varía de horno a horno, tiene que estar ligado el huevo.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Torta Mojito. Siempre Así.

Tan igual a otras noches que la calma la alcanzó.
Ya no importó no ser como los otros, no ser como antes, no ser lo que sea que hiciera falta ser.
Esa noche fue tan igual a otras noches que respiró. El calor, el olor, el silencio.
Tan igual que la calma le hizo enjambre en los hombros.
Tan igual que se imaginó en otra noche y la calma la volvió a alcanzar.



PD: Siempre así un tema para escuchar después, no conseguí el video!



Esta receta es más larga que las de costumbre, pero no sean vagos! vale la pena.

Mousse de lima3 claras125 gr azúcar*60 cc agua15 gr gelatina sin saborqueso crema 150100 jugo de lima **25cc jugo de limón**ralladura de limacrema de leche montada 125
Biscuit de vainilla3 huevos 90Gr de azúcar 90Gr de harina
Gelée de menta150cc de agua70cc de azúcarmenta chiffonade cantidad necesaria5 gs gelatina sin sabor

Almíbar de ron150cc de agua70cc de azúcarron cantidad necesaria

Para el biscuit, batir los huevos y el azúcar a punto letra y agregar la harina en partes y de manera envolvente, hornear.
Para la mousseTienen que hacer un merengue italiano con las claras, el azúcar y el agua. Es decir batir las claras a nieve y tirar el almíbar a 117º en forma de hilo sobre las claras y batir hasta que este atemperado.*Con las cantidades que puse salen un merengue no tan durito pero es más fácil de integrar después, sino pueden hacer un merengue italiano tradicional usando el doble de azúcar que de claras.Después hay que mezclar el queso crema, el jugo de lima y la ralladura de lima, agregar a este batido el aparato bomba, y la crema semi montada y la gelatina sin sabor (previamente hidratada y regenerada)** la cantidad de jugo yo la regulo a ojo, porque a veces la lima no está tan sabrosa entonces uso un poquito más de limón.
Para la gelée de menta, realizar  un almíbar, una vez que llega hervor hay que dejarlo hervir unos minutos, agregar la menta chiffonade y gelatina sin sabor. (previamente hidratada y regenerada)
Para el almíbar de ron, realizar un almíbar  y una vez listo agregar el ron. El armado, en un molde, aro, o copa ponen una base de biscuit y lo humedecen con el almíbar de ron, después la mousse y lo mandan al frió hasta que esté firme, después la gelée y nuevamente al frío y listo.


Ah, la gelatina se hidrata 1 parte de gelatina x 5 de agua, y se regenera en el micro o a baño maría.






jueves, 3 de septiembre de 2015

Pizza de polenta especiada



A Mona le gustan mucho las especias, o al menos mordisquear el tomillo y ciboullette del balcón.

A Zimba, un sobrino felino, dicen que lo calma Aristimuño.
Así que parece, que las almas felinas de la familia se imponen con su seductor misterio.
Mona, mi adorada gata ninja, te dedico esta cocina llena de aromas y calor y agradezco la paciencia de aceptar una hermana perra.
Flor Espinosa, mamá de Zimba, Gracias.










Polenta especiada

Todo el secreto radica en cómo hacer la polenta.
Por un lado hidratan una taza de polenta en una taza de agua fría, esto ayuda a que no se formen grumos.

Por otro lado llevan a hervor dos tazas de agua. En el agua ponen todas las especias que le gusten, frescas y secas.
Por ejemplo:
Tomillo
Menta
Cilanro
Oregano
Pimientas de todos colores
Romero
Ajo 

Una vez que tienen lista la polenta, la ponen en una placa para horno con aceite  o bien con papel manteca y la dejan enfriar.

Arriba le ponen pedacitos de queso, puede ser fresco, semi duro, sardo, todos! Un poco más de ajo. Y a horno medio!

Para terminar pueden ponerle tomates secos re hidratados.

Listo,  especias, polenta y almas felinas.

jueves, 27 de agosto de 2015

Papas con hongos, puerro, queso crema y especias.


Cocinar es recuperar la alegría




Hace mucho que juego con la idea de volver a escribir el blog, en realidad, nunca había decidido dejar de hacerlo, pero el tiempo y los otros indican una realidad diferente.

Excusas, razones, motivos, presiones, lo que sea. 

Estos últimos días recuperé esas ganas de ponerle onda, a lo obvio, a lo de todos los días, a eso rapidito que te saca del apuro, te llena la panza y te deja el corazón bailando. 

Qué la cena sea bella, que el desayuno sea de campeón. Estos últimos días recuperé la alegría.

Y no sólo la alegría, sino que encontré canciones nuevas, de esas que ayudan a encontrar nuevos sabores, nuevas ideas.

Estas papas no son nada del otro mundo, pero, son muy (demasiado) ricas.

Por un lado cortan en cubos las papas y las hierven o cocinan en el micro.

En una sartén ponen aceite de oliva, tomillo, ajo y saltean puerro, luego agregan hongos cortados en cubos, puede ser champis o portobellos. Sal y pimienta!

En una placa para horno ponen aceite de oliva (buena cantidad), mandan las papas pre-cocidas con bastante pimienta para dorar.

Mantengan calentito el salteado.

Una vez doradas las papas, en una fuente, ponen las papas, el salteado, mucha pimienta y unas cucharadas de queso crema (uno rico, no el común diet!, tipo Philadelphia o Finlandia)


Listo, se abren un rico vino, y acompañan lo que sea, las papas se llevan todos los aplausos.


PD: Gracias a todos los que se alegraron porque vuelva a escribir el blog.

miércoles, 19 de agosto de 2015

Cocinar, Contar, Cantar.


Cocinar es recuperar la alegría, dije y me conquisté.
Vuelve AnicocIna?? Hay unas papas muy ricas que dicen que quieren ser contadas, mejor dicho, cantadas con una canción.

Cantemos, Contemos, Cocinemos, que no es igual, pero es re parecido.



lunes, 7 de abril de 2014

Ideas que son gotas,o se agotan, en el mar


Las opciones parecen agotarse más rápido que los días de la semana. Y por más que nos empeñemos en hacer de más en casa para llevarnos a la oficina o guardar en el freezer, parece existir un agujero negro entre nuestros planes mentales y la realidad de nuestra heladera. Algo parecido parece suceder con la lista de música, no importa cuántas carpetas tengamos, así sean 20 o millones existe un impedimento muy extraño entre la elección y el play, la creatividad se toma vacaciones de nosotros por todo el año y sólo atinamos a poner lo mismo por meses! ¿Es que acaso el cerebro o nuestra alma desea negar ese espacio cotidiano?
En lo personal me da miedo la costumbre porque gasta las ganas, resta al deseo de hacer algo distinto, aunque sea en ese espacio de una hora que es el almuerzo, o en lo que respecta a nuestros oídos. Hacer algo que nos reconforte, que nos separe un poco y volar en una canción por los sabores de un rico almuerzo.
Una buena manera de variar la comida es tener una linda alacena de condimentos e ir variando el uso para hacer de lo mismo una experiencia nueva, en cuanto a la música hay varias opciones, una puede ser pedir a nuestros amigos que nos pasen un pendrive con discos o artistas que nos recomienden o sumarse a alguna plataforma de música online donde podemos seguir amigos y probar si nos gusta algo nuevo. Mi recomendación musical, mejor dicho mi obsesión musical de estos días es el disco Mar Dulce de Bajofondo. En cuanto a mi obsesión culinaria, como casi todos los veranos, inviernos, otoños, la vida...el limón.

Para llevare a la oficina y variar la tarta, un buen aliado puede ser un relleno que podemos volcar en un pan, o en una "rapidita", inclusive se puede envolver en una hoja amplia de lechuga, dependiendo nuestro gusto, ganas e imaginación.
A mí me gusta saltear carne picada con cebolla, morrón rojo y berenjena y condimentar con comino, clavo de olor, ajo, perejil y unas gotas de jugo de limón, para acompañar una salsa con yogur natural, limón, menta, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta, si no les gusta el yogur lo pueden reemplazar por queso crema descremado, no es lo mismo pero a veces es mejor licenciar que dejar de comer o probar algo nuevo.

Extra! Guarnición: arroz con zest de limón y tomillo fresco.




Para los que no sepan qué es el zest, son tiritas de cáscara que se sacan con un utensilio llamado zester.
Esta guarnición es bien simple, hervimos arroz largo fino, en el agua tomillo fresco y zest de limón. 1 taza de arroz por 2 de agua, nada de colarlo, a fuego bajo y destapado, cuando el agua se evaporó por completo cubrimos la olla con un repasador limpio y lo dejamos reposar hasta que el vapor termine de cocinarlo.
Yo lo como así de una, sin sal, sólo le agrego un poco de pimienta y a veces hilito de oliva virgen extra.

jueves, 8 de agosto de 2013

La vuelta al mundo...porque el mundo no es un lugar ideal pero...

El libro del escritor japonés cuenta una historia platónica sobre almas que se buscan, cuerpos que se buscan, si el mundo fuera un lugar ideal esas almas serían totalmente complementarias. El mundo no es un lugar ideal, pero....

Ella es cocinera, cada receta es una carrera compulsiva por transformar los ingredientes en algo más. Ella aparte es optimista, así que piensa que ese algo va a ser algo bueno. 
Él es un pensador, él mira la lista y la analiza. No cree que de la lista de cosas individuales haya posibilidades de hacer algo más sin el correcto pensar exhaustivo. Es que ella es compulsiva y optimista y él obsesivo y un poco pesimista. En un mundo ideal, ellos se complementarían, pero el mundo no es un lugar ideal.
Ellos necesitan un mueble nuevo para su hogar, un algo donde guardar todo, ella piensa que será capaz de pintarlo, de adornarlo, de conquistar el mundo de muebles en un día. Él cree que la mejor opción es ver todos los muebles que sirven para guardar algo, pero que no entrará todo porque el todo es infinito. Hasta pensó en un simulador de pintura para saber cómo quedaría, o realizar un análisis de mercado sobre técnicas de pintura en muebles de madera previo el exhaustivo análisis posicional en el hogar, ¡un dos ambientes! Ella cree que no importa que no vean todos, porque de algo siempre se puede hacer algo, porque con muchos algo se puede transformar en un todo, al menos en el todo que abarquen sus ojos. En un mundo ideal, ellos se complementarían. El mundo no es un lugar ideal, pero....

En la heladera no hay casi nada, sólo algo; un huevo y un poco de leche, en el freezer, un montón de cosas indefinidas y algo de verdura congelada. En la alacena hay harina leudante. Para él es una lista, un montón de algo, que necesita urgente de una vista al súper, para ella un montón de algo esperando ser otro algo, porque es optimista y de ninguna manera algo puede ser nada. En un mundo ideal ellos se complementarían. El mundo no es un lugar ideal, pero...ella igual lo invita a dar la vuelta al mundo y le hace un rico budín de verdura.


Música y a cocinar!

Batimos el huevo con una taza de leche, le agregamos la verdura congelada (1 paquete) si tenemos mixer o licuadora lo procesamos bien, si no picamos bien la verdura y batimos.
Agregamos la harina leudante, aproximadamente 1 taza, 1 taza y media, tiene que quedar espeso.
Si en nuestra lista hay queso le podemos agregar queso rallado, o queso fresco.
Colocamos la mezcla en molde (budinera, de torta de muffins) y  horno medio hasta que al pinchar con un cuchillo salga seco. 




Pd: Debo la foto del budín, prometo subirla más adelante.