Ir al contenido principal

Que la rutina no te/me alcance.



Dicen que la rutina puede terminar con el amor. Y la verdad, señores  y señoras, a veces tengo miedo.  Miedo a que la rutina nos alcance, es que, hay muchas cosas rotas. Y aunque todas tienen arreglo me temo estar muy cansada para arreglaras. Me causa angustia que el agotamiento cubra entero mi cuerpo y mis ganas.  Qué un día se convierta en muchos días, en una vida sin ganas de cocinar algo nuevo, que lo fácil gane este partido que empezó el día que me mudé. Y  ya no pueblen  frasquitos nuevos mi alacena, o perfumen nuevas hierbas mi balcón.


Tip para papas al horno
Si no le ponen sal cuando las mandan al horno no se van a pegar (le ponen sal después).  Recomiendo unos hilitos  de aceite de oliva y romero, o pimentón cuando las sacan del horno. 


Comentarios

  1. El corazón esta maltrecho, nuestra mitad desierta, nuestra soledad impuesta..y la melancolía nos acecha..así y todo sabemos que se trata de vivir, perder , ganar que mas da, sufrir sufriremos igual,solo elegimos la intensidad de no quedarnos “inmóviles al bode del camino” y tomamos el riesgo de vivir intensamente..sabiendo que todo eso nuevamente va a pasar..sabiendo que para ganar talvez a veces hay demasiado que arriesgar..aun sabiendo que el vacio siempre por nosotros va a esperar.

    A vos Ani q te sentí al lado mío cuando estuve mal.
    A vos q sos una persona frontal y sincera.
    T quiero y me encanta tu blogs, NO AFLOJES CON ESO NUNCA!! q cocinás exquisito.
    Abrazo :)
    Y gracias por la dedicatoria, me encantó!

    ResponderEliminar
  2. Sos un amor, me pasa lo mismo! Pero nunca lo había imaginado como una relación tan mágica. Pero es verdad, lo es, y le afectan estas cosas.

    Tendré en cuenta el tip =)

    ResponderEliminar
  3. Mechi, qué alegría verte por acá.
    Gracias, ahora la rutina me presenta un nuevo problema, Mona se come las aromáticas!!! jajaja
    Gracias de nuevo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vuelvo a la cocina, como se vuelve siempre al amor

Cocinar siempre me hizo sentir libre, me dije  en un cuento. En un juego donde me desdoblo, combino y convivo.
Me alejo de mi en búsquedas impropias, el espejo tiene lo inevitable. Un temor como un tango, postales de nostalgia, sonrisas apretadas, listas otra vez.
Aquí estoy, un poquito más lejos de todas las que intenté ser y unos cuantos metros más cerca de todas esas voluntades que me tocan la puerta. Vuelvo una vez más, porque vuelvo una vez más a mi. A la nena que rindió un examen de dibujo con un cuento, a la mujer que compra una guitarra.
Vuelvo, en corazón, con corazón, como vuelve mi recuerdo al limonero, a las manos de mi abuela en el engrudo de la masa.
Vuelvo con todas las veces, las voces, los intentos. Aroma y sabor es armonía, como las que tejen las cuerdas de una guitarra, como las que enlazan la palabra o revuelven la cuchara.

Pastel de Papas vegetariano o cómo asistir a la coincidencia

Hacía días estaba tentada de pastel de papas, hurgaba en mi memoria ingredientes, recetas para adaptarlo a mi nueva realidad sin carne en la dieta. La idea que pisaba más fuerte era  hacer un guiso de lentejas y usarlo como relleno.

En el mientras tanto las coincidencias asistían a mis días. Una canción que subí la estaba ensayando un amigo con su banda, mi amor por una araña caricatura en el amor por una real entre otro contacto de mi amigo. Las coincidencias se amplificaban cada vez más. Los amigos son un poco esa coincidencia en el abrazo que un día te reinicia.

La casualidad o el accidente, a veces, es eso que no vemos por tener la cabeza demasiado ocupada en otra cosa y lo demás está ahí, tan dispuesto  a mostrarse como mis lentejas brotando en la heladera.
Porque al fin y al cabo estoy acá para transmitirles mi receta de pastel de papas y lentejas.

Como les contaba, las lentejas que había remojado brotaron, así que decidí condimentarlas con ají molido, pimentón, comino y ajo jun…

Budín de Cítricos y mermelada de frutas de estación

Es tiempo de cítricos, de manzanas y de peras. Entonces, toca comerlos, usarlos y buscar diversas maneras de conservarlos también.



Así que con la excusa de visitar a mis vecinos que están esperando su primer hijo, empecé a buscar recetas de budín de mandarinas. Ya tenía hecha un dulce de pera, mandarina y naranja con jengibre.
Lo hice a ojo, corté en cubos la pera y la manzana, exprimí la naranja, le saqué todo lo blanco a la cascara y la corté en tiritas y puse tres ruedas pequeñas de jengibre. Dejé macerando todo con azúcar unas dos horas y después al fugo hasta que redujo y tenía punto mermelada.

Para el budín, batí 3 huevos con una taza de azúcar orgánica, cuando estaba espumoso agregué el jugo de las naranjas y las cáscaras y licué (sino pueden agregar ralladura y seguir batiendo). Sumé 3/4 taz

a de aceite de coco (pueden usar otro aceite neutro) y dos tazas de harina integral con dos pizcas de bicarbonato de sodio y sal.

Aceité un budín y le puse cacao amargo en lugar de harina,…