Ir al contenido principal

Obsesiones culinarias y algo más...




El que esté libre de obsesiones que tire la primera receta o el primer tema!

No sé si a ustedes les pasa, pero en lo personal suelo obsesionarme tanto con algunas canciones como con algunos ingredientes, a unas las escucho incansablemente durante días, a los otros los uso en cada receta que puedo, los repito hasta el hartazgo propio o del comensal compañero.


                       

Es el caso de The Keeper de  Chris Cornell que fue parte del metejón con un disco por suerte para mis convivientes, algo muy seductor hay en la voz de este muchacho, una mezcla entre sensibilidad y fuerza que puebla mis días. Así que entre gritos desaforados y ritmos cambiantes bailan las ollas de mi cocina, otro de mis favoritos de él es Like a Stone (Audioslave). Y quiero agregar un tema de última hora, Cry me a river de la espléndida Ella Fitzgerald, lo escuché por casualidad en una película y sufrí de enamoramiento absoluto.

En la cocina uno de los primeros en ser objeto de mi obsesión fue el
jengibre, una raíz alimonada y picante muy típica de la comida asiática, que usé en una y cada una de mis recetas con pollo,  le da un toque delicioso a la salsa de soja y a las limonadas. Lo pueden agregar en algún te y en recetas dulces, en este caso les recomiendo que lo usen en polvo y no fresco. Aunque si algo maravilloso tiene un ingrediente alimonado y picante eso es su versatilidad; dulce o salado puede combinar perfectamente con esas características, todo está a merced de la creatividad del autor.

Luego llegó el cardamomo, esta semilla también asiática, realmente obsesionó mi cocina por mucho tiempo, formó parte de cualquier curry que haya pasado por mis sartenes, ni hablar combinada con vainilla para un rico budincito de media tarde, o de ese toque llamativo que le da a un guiso invernal. Pueden usarla en algún te y si les gusta probar alternativas, infusionar leche (calentando la misma a unos 80º) y hacer flan de cardamomo.

El aceite de oliva y el limón son dos obsesiones constantes, ninguno falta en mi heladera, son el pilar de lo que como y cocino.
Podría contarles de muchos ingredientes más, de esos estacionales que van  y vuelven pero me quiero centrar en mi obsesión veraniega preferida, en una dupla que no falla: “menta y cilantro”. Les voy a pasar dos recetas que repito mucho en el verano y que son bien diferentes.

Por un lado un plato caliente con arroz:

Hacen una porción de arroz por comensal (80gs a 100gs aprox), lo dejan listo y en un wok o sartén saltean un manojo de cilantro y menta con aceite neutro, agregan el  arroz, una botellita chica de leche de coco y sirven con maní tostado.


La otra opción es una vinagreta:
 
Procesan menta, cilantro, lima su jugo y pulpa con aceite de oliva. Combina muy bien con palta, pescado (blanco), con pollo, con hojas verdes, con camarones o langostinos. Yo hice una ensaladita de camarones, lechuga mantecosa, queso gouda, semillas de calabaza, papines andinos, palta y esta vinagreta.   



Como les dije antes, cada combinación va a depender del gusto y la creatividad de cada uno, todo es cuestión de probar!



Comentarios

  1. Ani!
    Yo a fines del 2012 no me podía despegar de "I´m yours" de Jason Mraz!!!
    Muy buena receta :-)
    Besos,

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno como siempre, Ani. Celebro los post más seguidos!
    Me encantó la vinagreta con cilantro y menta!!
    Cocinar con la música que me gusta... uno de las cosas placenteras de la vida ;)

    ResponderEliminar
  3. La receta de tu vinagreta es excelente. Responde a una actitud más que interesante, los aliños representan un de los pilares más importantes de la gastronomía. Son los que dan sabor desde lo nacional hasta lo individual, lo familiar, digamos, en la cocina.

    ResponderEliminar
  4. Recien entro, Ani. Coincido con los temas de Chris Cornell. Y me encantan tus fotos y recetas. Con más tiempo seguiré chusmeando por acá.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vuelvo a la cocina, como se vuelve siempre al amor

Cocinar siempre me hizo sentir libre, me dije  en un cuento. En un juego donde me desdoblo, combino y convivo.
Me alejo de mi en búsquedas impropias, el espejo tiene lo inevitable. Un temor como un tango, postales de nostalgia, sonrisas apretadas, listas otra vez.
Aquí estoy, un poquito más lejos de todas las que intenté ser y unos cuantos metros más cerca de todas esas voluntades que me tocan la puerta. Vuelvo una vez más, porque vuelvo una vez más a mi. A la nena que rindió un examen de dibujo con un cuento, a la mujer que compra una guitarra.
Vuelvo, en corazón, con corazón, como vuelve mi recuerdo al limonero, a las manos de mi abuela en el engrudo de la masa.
Vuelvo con todas las veces, las voces, los intentos. Aroma y sabor es armonía, como las que tejen las cuerdas de una guitarra, como las que enlazan la palabra o revuelven la cuchara.

Pastel de Papas vegetariano o cómo asistir a la coincidencia

Hacía días estaba tentada de pastel de papas, hurgaba en mi memoria ingredientes, recetas para adaptarlo a mi nueva realidad sin carne en la dieta. La idea que pisaba más fuerte era  hacer un guiso de lentejas y usarlo como relleno.

En el mientras tanto las coincidencias asistían a mis días. Una canción que subí la estaba ensayando un amigo con su banda, mi amor por una araña caricatura en el amor por una real entre otro contacto de mi amigo. Las coincidencias se amplificaban cada vez más. Los amigos son un poco esa coincidencia en el abrazo que un día te reinicia.

La casualidad o el accidente, a veces, es eso que no vemos por tener la cabeza demasiado ocupada en otra cosa y lo demás está ahí, tan dispuesto  a mostrarse como mis lentejas brotando en la heladera.
Porque al fin y al cabo estoy acá para transmitirles mi receta de pastel de papas y lentejas.

Como les contaba, las lentejas que había remojado brotaron, así que decidí condimentarlas con ají molido, pimentón, comino y ajo jun…

Budín de Cítricos y mermelada de frutas de estación

Es tiempo de cítricos, de manzanas y de peras. Entonces, toca comerlos, usarlos y buscar diversas maneras de conservarlos también.



Así que con la excusa de visitar a mis vecinos que están esperando su primer hijo, empecé a buscar recetas de budín de mandarinas. Ya tenía hecha un dulce de pera, mandarina y naranja con jengibre.
Lo hice a ojo, corté en cubos la pera y la manzana, exprimí la naranja, le saqué todo lo blanco a la cascara y la corté en tiritas y puse tres ruedas pequeñas de jengibre. Dejé macerando todo con azúcar unas dos horas y después al fugo hasta que redujo y tenía punto mermelada.

Para el budín, batí 3 huevos con una taza de azúcar orgánica, cuando estaba espumoso agregué el jugo de las naranjas y las cáscaras y licué (sino pueden agregar ralladura y seguir batiendo). Sumé 3/4 taz

a de aceite de coco (pueden usar otro aceite neutro) y dos tazas de harina integral con dos pizcas de bicarbonato de sodio y sal.

Aceité un budín y le puse cacao amargo en lugar de harina,…