Ir al contenido principal

Salteado Nude



Es extraño quizá, pero a veces, y sólo a veces, tengo tantas ganas de hacer cosas que no alcanza el tiempo. Pero el tiempo, poderoso como pocos, se lleva esas ganas con su ausencia y me encuentro en limbos de tiempo perdido.
Hace mucho que vengo tratando de contar historias, encuentro recetas, pero siempre caigo en la sensación de la falta de ese ingrediente mágico y secreto que llene de aromas mi cocina. Aun así, siempre hay  motivos para contar, para probar, siempre hay una sensación bailando en un delantal inquieto.
Y el tiempo, ese poderoso, engañoso, ese ladrón de ganas, cumplió dos años conmigo en una  cuevita naranja. Dos años de aprender a comer y cocinar cosas nuevas,  de compartir juegos con una gata ninja disparando por toda la casa, de aromas que me abrazan. Dos años, con sus días y sus noches, plantando colores en mi balcón, con canciones que se repiten en un loop sentimental  y caprichoso.
Les dejo la receta de un salteado con fideos de arroz,  es muy fácil, pero uno de los platos que se preparan en menor tiempo y que son muy sabrosos. Uno de esos platos para zafar.           


 Salteado oriental
·         Fideos de arroz (medio paquete chico)
·         ½ Morrón Rojo
·         ½ Morrón Verde
·         ¼ Morrón amarillo
·         1 Zanahoria
·         1 cdta. de azúcar
·         1 Pechuga de pollo        
·         Salsa de soja
·         Vino de arroz
·         Ajo
·         Jengibre

También le pueden poner repollo, cebolla, brotes de soja, zapallito …..o bien, comprar esas bandejitas ya cortadas en la verdulería.
Por un lado, vamos a poner a hervir agua para los fideos. Cuando el agua llega a hervor apagan el fuego y echan los fideos, en tres minutos ya están cocidos.
Importante: Saltear a fuego fuerte.
Cortan el pollo en tiritas y lo saltean con aceite neutro, ajo picadito y jengibre fresco picado o en rodajitas. A penas cambia de color el pollo lo sacan, para que no se les pase, sino queda como un cartón.
Agregan un chorrito más de aceite y saltean las verduras con una cucharadita de té de azúcar, cuando crepitan mucho, le agregan un chorrito de vino y la salsa de soja.
Una vez que están listas las verduras, no del todo cocidas sino crocantes, le suman el pollo agregan salsa de soja y listo.
Yo no salteo los fideos para que no absorban nada de aceite, cuando sirvo le pongo más salsa de soja para que queden impregnados y listo.
Dos cosas, pueden obviar el vino de arroz, personalmente me gusta el toque que le da, y por favor no agreguen sal, la idea es salar con la salsa de soja.
El vino de arroz lo consiguen en el barrio chino, es re barato y rinde muchísimo, aparte es dulzón y lo pueden usar para alguna otra preparación dulce.

Dedicado a nuestros viajes cantando.

Comentarios

  1. AMO los fideos de arroz, los AMO!
    Yo los hago con un salteadito de cebolla, repollo blanco y zanahoria.
    Pero odio los morrones =(
    Voy a probar eso del vino de arroz ^^

    ResponderEliminar
  2. Yo también los amo, siempre tengo una reserva enmi alacena, amo también a los morrones, casi inexplicablemente me empezaron a gustar.
    Gracias por pasar =)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vuelvo a la cocina, como se vuelve siempre al amor

Cocinar siempre me hizo sentir libre, me dije  en un cuento. En un juego donde me desdoblo, combino y convivo.
Me alejo de mi en búsquedas impropias, el espejo tiene lo inevitable. Un temor como un tango, postales de nostalgia, sonrisas apretadas, listas otra vez.
Aquí estoy, un poquito más lejos de todas las que intenté ser y unos cuantos metros más cerca de todas esas voluntades que me tocan la puerta. Vuelvo una vez más, porque vuelvo una vez más a mi. A la nena que rindió un examen de dibujo con un cuento, a la mujer que compra una guitarra.
Vuelvo, en corazón, con corazón, como vuelve mi recuerdo al limonero, a las manos de mi abuela en el engrudo de la masa.
Vuelvo con todas las veces, las voces, los intentos. Aroma y sabor es armonía, como las que tejen las cuerdas de una guitarra, como las que enlazan la palabra o revuelven la cuchara.

Pastel de Papas vegetariano o cómo asistir a la coincidencia

Hacía días estaba tentada de pastel de papas, hurgaba en mi memoria ingredientes, recetas para adaptarlo a mi nueva realidad sin carne en la dieta. La idea que pisaba más fuerte era  hacer un guiso de lentejas y usarlo como relleno.

En el mientras tanto las coincidencias asistían a mis días. Una canción que subí la estaba ensayando un amigo con su banda, mi amor por una araña caricatura en el amor por una real entre otro contacto de mi amigo. Las coincidencias se amplificaban cada vez más. Los amigos son un poco esa coincidencia en el abrazo que un día te reinicia.

La casualidad o el accidente, a veces, es eso que no vemos por tener la cabeza demasiado ocupada en otra cosa y lo demás está ahí, tan dispuesto  a mostrarse como mis lentejas brotando en la heladera.
Porque al fin y al cabo estoy acá para transmitirles mi receta de pastel de papas y lentejas.

Como les contaba, las lentejas que había remojado brotaron, así que decidí condimentarlas con ají molido, pimentón, comino y ajo jun…

Budín de Cítricos y mermelada de frutas de estación

Es tiempo de cítricos, de manzanas y de peras. Entonces, toca comerlos, usarlos y buscar diversas maneras de conservarlos también.



Así que con la excusa de visitar a mis vecinos que están esperando su primer hijo, empecé a buscar recetas de budín de mandarinas. Ya tenía hecha un dulce de pera, mandarina y naranja con jengibre.
Lo hice a ojo, corté en cubos la pera y la manzana, exprimí la naranja, le saqué todo lo blanco a la cascara y la corté en tiritas y puse tres ruedas pequeñas de jengibre. Dejé macerando todo con azúcar unas dos horas y después al fugo hasta que redujo y tenía punto mermelada.

Para el budín, batí 3 huevos con una taza de azúcar orgánica, cuando estaba espumoso agregué el jugo de las naranjas y las cáscaras y licué (sino pueden agregar ralladura y seguir batiendo). Sumé 3/4 taz

a de aceite de coco (pueden usar otro aceite neutro) y dos tazas de harina integral con dos pizcas de bicarbonato de sodio y sal.

Aceité un budín y le puse cacao amargo en lugar de harina,…