Ir al contenido principal

Guanuqueando



Este verano estuve en el Norte, les voy a contar qué experiencias culinarias me traje, aunque como primer paso debo recomendarles el Norte; Tucumán, Salta y Jujuy están llenos de lugares vibrantes y coloridos. Colmado de caminos sinuosos que en los caprichos de las tormentas del verano son arrastrados por ríos desbordados, por verdes que emergen con intensidad en los valles, por rojos minerales que contienen las montañas. Lleno de canciones que rebotan de la mano de los cantores, en las peñas, en la calle, en todos lados.
La primera parada del viaje fue San Miguel de Tucumán, allí nos esperaba Aline, una bella misionera que vive en Yerba Buena, una localidad próxima al Cerro San Javier. A ella y a su inmensa hospitalidad le dedico este recorrido culinario.





Guía de compras y experiencias culinarias:

El limón es la fruta por excelencia de Tucumán, así que no se vayan sin probar una buena limonada. La más rica fue la de El Patio de la Empanada en Tafí del Valle, que en el colmo falló con su nombre (las empanadas eran muy feas) pero no defraudó en su medio litro de espumoso y perfecto jugo de la fruta amarilla.
Aunque tanto empanadas, como humitas y tamales fueron reivindicados en cada uno de los lugares en que comí; en el Norte se come por muy bajo costo y de muy buena calidad

Entre las cosas que compré para traer hay dos pimentones, uno de Cachi y otro de Cafayate de La Última Pulpería, y comino. Ambos son mucho más intensos que lo que se puede conseguir en Buenos Aires, bien perfumados y de un color fuerte y brillante.
De Cafayate también traje quínoa, el súper alimento, hoy de moda, que fue la base de la alimentación diaguita, pobladores originarios de la zona. Hay que lavarla bien ya que contiene saponina (sustancia tóxica) y hervirla aproximadamente 20 minutos, pueden incluirla en guisos, ensaladas, como guarnición, en hamburguesas, etc.
Probé la carne de llama, es bien magra y fibrosa, sobre todo por que la altura de la zona hace que estén más ejercitadas. La comí en milanesa y guiso, preferí este último porque contrasta muy bien la humedad y el sabor de un buen guiso con este tipo de carne, y logra una preparación menos grasosa.

Lo más destacado que tuve oportunidad de experimentar está el queso de cabra (nunca antes había comido), en dos combinaciones muy efectivas con palta y con papines andinos.
Entre los vinos, que debo decir no les dedique mucho tiempo, se destaca el Torrontés. La altura, el calor y el clima más bien seco son el ambiente perfecto para esta uva. Aunque este último verano hubo demasiada lluvia para esta cepa delicada.
Continuará….

Aprovecho la oportunidad para recomendarles una picada natural con productos de nuestro Norte para compartir con amigos.

Picada norteña
Queso de cabra (queso tipo feta), con un hilito de aceite de oliva.
Papines, hervidos con cáscara, condimentados con oliva y sal.
Tomate con oliva y orégano
Palta en cubos con oliva sal y limón
Un rico pan de campo, tostadas de pan integral
Un queso crema tipo Philadelphia
Un vaso de Torrontés, o si no les gusta el vino blanco, les recomendaría un tinto joven que no haya pasado por madera.

A disfrutar!

Comentarios

  1. Gracias Anabella, el gusto y la alegría fue mía.
    Bello relato de un inteso recorrido.

    ResponderEliminar
  2. Me fui al Norte Argentino de paseo un ratito cuando leía el primer párrafo. Con que belleza lo describís! Me encantó la picadita, tuve la suerte de probarla jeje.

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana! Hace tres veranos hice el mismo recorrido! Nos encantó!! Jujuy es increible! Soy Silvina, hace un tiempo nos mandamos unos mails, ja, espero que andes bien...Beso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vuelvo a la cocina, como se vuelve siempre al amor

Cocinar siempre me hizo sentir libre, me dije  en un cuento. En un juego donde me desdoblo, combino y convivo.
Me alejo de mi en búsquedas impropias, el espejo tiene lo inevitable. Un temor como un tango, postales de nostalgia, sonrisas apretadas, listas otra vez.
Aquí estoy, un poquito más lejos de todas las que intenté ser y unos cuantos metros más cerca de todas esas voluntades que me tocan la puerta. Vuelvo una vez más, porque vuelvo una vez más a mi. A la nena que rindió un examen de dibujo con un cuento, a la mujer que compra una guitarra.
Vuelvo, en corazón, con corazón, como vuelve mi recuerdo al limonero, a las manos de mi abuela en el engrudo de la masa.
Vuelvo con todas las veces, las voces, los intentos. Aroma y sabor es armonía, como las que tejen las cuerdas de una guitarra, como las que enlazan la palabra o revuelven la cuchara.

Pastel de Papas vegetariano o cómo asistir a la coincidencia

Hacía días estaba tentada de pastel de papas, hurgaba en mi memoria ingredientes, recetas para adaptarlo a mi nueva realidad sin carne en la dieta. La idea que pisaba más fuerte era  hacer un guiso de lentejas y usarlo como relleno.

En el mientras tanto las coincidencias asistían a mis días. Una canción que subí la estaba ensayando un amigo con su banda, mi amor por una araña caricatura en el amor por una real entre otro contacto de mi amigo. Las coincidencias se amplificaban cada vez más. Los amigos son un poco esa coincidencia en el abrazo que un día te reinicia.

La casualidad o el accidente, a veces, es eso que no vemos por tener la cabeza demasiado ocupada en otra cosa y lo demás está ahí, tan dispuesto  a mostrarse como mis lentejas brotando en la heladera.
Porque al fin y al cabo estoy acá para transmitirles mi receta de pastel de papas y lentejas.

Como les contaba, las lentejas que había remojado brotaron, así que decidí condimentarlas con ají molido, pimentón, comino y ajo jun…

Budín de Cítricos y mermelada de frutas de estación

Es tiempo de cítricos, de manzanas y de peras. Entonces, toca comerlos, usarlos y buscar diversas maneras de conservarlos también.



Así que con la excusa de visitar a mis vecinos que están esperando su primer hijo, empecé a buscar recetas de budín de mandarinas. Ya tenía hecha un dulce de pera, mandarina y naranja con jengibre.
Lo hice a ojo, corté en cubos la pera y la manzana, exprimí la naranja, le saqué todo lo blanco a la cascara y la corté en tiritas y puse tres ruedas pequeñas de jengibre. Dejé macerando todo con azúcar unas dos horas y después al fugo hasta que redujo y tenía punto mermelada.

Para el budín, batí 3 huevos con una taza de azúcar orgánica, cuando estaba espumoso agregué el jugo de las naranjas y las cáscaras y licué (sino pueden agregar ralladura y seguir batiendo). Sumé 3/4 taz

a de aceite de coco (pueden usar otro aceite neutro) y dos tazas de harina integral con dos pizcas de bicarbonato de sodio y sal.

Aceité un budín y le puse cacao amargo en lugar de harina,…