Ir al contenido principal

Huevos



Hoy inauguro una nueva sección, consejos de compra y consumo, para intentar llevar una alimentación sana y responsable.
Uno de los ingredientes más utilizados en la cocina es el huevo,  por lo cual es importante tener en cuenta algunos ítems a la hora de comprarlos y consumirlos.
Hay dos elementos del huevo que en su estructura denotan su frescura
  • ·         la capsula de aire que va “creciendo” a medida que pasa el tiempo
  • ·         chalaza que es la membrana que divide la clara de la yema, que se va desarmando  haciendo más difusa  la división.



Fecha
Como en ambos casos deberíamos romper el huevo para determinar  su frescura tenemos que guiarnos por otras cosas. Lo ideal es que tengan fecha, si es así debemos tener en cuenta que un huevo dura unos 30 días en condiciones para su consumo.
Origen
Que sean de campo así nos garantizamos una clara de color dorado/anaranjado de mucho mejor sabor gracias a la alimentación con maíz.
Precio
Si en el supermercado hay varias ofertas de precio seguramente el de mayor  valor se corresponda a huevos orgánicos o de campo, el precio más elevado se debe a que son mayores los costos de producción del mismo.

Dato a tener en cuenta: Si la yema tiene una mancha o punto rojo se debe descartar, ya que puede estar en mal estado, en cambio si la clara tiene marcas blancas, está apto para el consumo.  Por eso es muy importante romper los huevos en un bol previamente a incorporarlo a la preparación o llevarlo al fuego.

Dónde comprar:
En el Barrio Chino, Barrancas Belgrano
En EL Galpón de Lacroze, Av. Lacroze 4171
En algunas carnicerías  (Los Antiguos, huevos orgánicos )

Cuando los huevos son frescos se reduce el riesgo de contagio de Salmonella, y pueden consumirse pasados por agua o en una mayonesa casera con mayor confianza.


Tip:
Huevo pasado por agua: a ebullición durante 2 ½  minutos, siempre a partir de agua fría para que la cáscara del huevo no se dañe. 

Comentarios

  1. Felicitaciones por la nueva sección, el blog va creciendo!!!
    Gracias por los consejos, yo no sabía lo del los puntos rojos. Lo voy a tener muy en cuenta.

    ResponderEliminar
  2. Buenisimo Ani!!! Me encanta esta seccion. Consumo mucho huevo y a veces no estoy segura de algunas cosas.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante Ani, sobre todo el tema de los puntos colorados en la yema.
    Te cuento que hay una manera de saber si la burbuja de aires es muy grande antes de romper el huevo. Hay que ponerlo en un bowl con agua. Si el huevo está fresco descansará horizontal sobre el fondo. Si está más o menos, tenderá a ponerse vertical. Cuando flota, con el culote para arriba y fuera del agua como si fuera un iceberg, es porque el huevo está pasado.
    El galpón de Lacroze es una recomendación bárbara. Ojalá hubiera muchos lugares así.

    ResponderEliminar
  4. Acá en la UE los huevos vienen todos sellados, y el primer nº del sello es la crianza que tuvo la gallina: 0= bio 1=gallinas camperas 2= gallinas en galpones gigantes de piso de cemento 3= gallinas en jaula :(
    Yo compro los tipo 1 porque los bio salen casi el doble y suelen ser muy chiquitos.

    Para hacerlos pasados por agua, un huevo mediano lo dejo 4:30 minutos, a partir de agua hirviendo. Así la clara queda bien cocida y la yema bien cruda. Para que no se rompa la cáscara se le hace un agujerito en la parte de abajo, de la cámara, acá venden pinchadores especiales para eso:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Perforador_de_huevos

    Como curiosidad, a principios del siglo XX una parienta de mi abuela sufrió quemaduras gravísimas y, a falta de injertos de piel, la curaban aplicandole la chalaza para ayudar a regenerar la piel.

    ResponderEliminar
  5. Nuri, Gracias por todos tus aportes!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vuelvo a la cocina, como se vuelve siempre al amor

Cocinar siempre me hizo sentir libre, me dije  en un cuento. En un juego donde me desdoblo, combino y convivo.
Me alejo de mi en búsquedas impropias, el espejo tiene lo inevitable. Un temor como un tango, postales de nostalgia, sonrisas apretadas, listas otra vez.
Aquí estoy, un poquito más lejos de todas las que intenté ser y unos cuantos metros más cerca de todas esas voluntades que me tocan la puerta. Vuelvo una vez más, porque vuelvo una vez más a mi. A la nena que rindió un examen de dibujo con un cuento, a la mujer que compra una guitarra.
Vuelvo, en corazón, con corazón, como vuelve mi recuerdo al limonero, a las manos de mi abuela en el engrudo de la masa.
Vuelvo con todas las veces, las voces, los intentos. Aroma y sabor es armonía, como las que tejen las cuerdas de una guitarra, como las que enlazan la palabra o revuelven la cuchara.

Pastel de Papas vegetariano o cómo asistir a la coincidencia

Hacía días estaba tentada de pastel de papas, hurgaba en mi memoria ingredientes, recetas para adaptarlo a mi nueva realidad sin carne en la dieta. La idea que pisaba más fuerte era  hacer un guiso de lentejas y usarlo como relleno.

En el mientras tanto las coincidencias asistían a mis días. Una canción que subí la estaba ensayando un amigo con su banda, mi amor por una araña caricatura en el amor por una real entre otro contacto de mi amigo. Las coincidencias se amplificaban cada vez más. Los amigos son un poco esa coincidencia en el abrazo que un día te reinicia.

La casualidad o el accidente, a veces, es eso que no vemos por tener la cabeza demasiado ocupada en otra cosa y lo demás está ahí, tan dispuesto  a mostrarse como mis lentejas brotando en la heladera.
Porque al fin y al cabo estoy acá para transmitirles mi receta de pastel de papas y lentejas.

Como les contaba, las lentejas que había remojado brotaron, así que decidí condimentarlas con ají molido, pimentón, comino y ajo jun…

Budín de Cítricos y mermelada de frutas de estación

Es tiempo de cítricos, de manzanas y de peras. Entonces, toca comerlos, usarlos y buscar diversas maneras de conservarlos también.



Así que con la excusa de visitar a mis vecinos que están esperando su primer hijo, empecé a buscar recetas de budín de mandarinas. Ya tenía hecha un dulce de pera, mandarina y naranja con jengibre.
Lo hice a ojo, corté en cubos la pera y la manzana, exprimí la naranja, le saqué todo lo blanco a la cascara y la corté en tiritas y puse tres ruedas pequeñas de jengibre. Dejé macerando todo con azúcar unas dos horas y después al fugo hasta que redujo y tenía punto mermelada.

Para el budín, batí 3 huevos con una taza de azúcar orgánica, cuando estaba espumoso agregué el jugo de las naranjas y las cáscaras y licué (sino pueden agregar ralladura y seguir batiendo). Sumé 3/4 taz

a de aceite de coco (pueden usar otro aceite neutro) y dos tazas de harina integral con dos pizcas de bicarbonato de sodio y sal.

Aceité un budín y le puse cacao amargo en lugar de harina,…